Publicado el 1 comentario

¿Por qué comer menos carne?

Comer menos carne - ganadería

Soy consciente de que me estoy metiendo en un tema muy delicado y espinoso (no sin miedo :p ) pero creo que no se puede tener un blog sobre el modo de vida Cero Residuo sin hablar del consumo de carne. Efectivamente, muchos de los que contemplamos una vida más sostenible nos topamos con esta pregunta: ¿deberíamos comer menos carne o incluso dejar de comerla?

El consumo de carne y nuestra salud

Se calcula que en el año 2017 cada Español consumió 46.6 kgs de carne, incluyendo aves y charcutería. Aunque esta cifra continúa disminuyendo desde el año 2002, sigue siendo muy elevada comparada con lo que realmente necesita nuestro cuerpo. Efectivamente, los especialistas y la OMS recomiendan no más de 4 porciones de unos 100-125g a la semana*, que equivaldría a una cantidad de entre 19 y 24 kg. Esto significa que estamos consumiendo 2 veces más carne del límite estipulado como saludable.

*Cada cuerpo es distinto y esta cifra puede variar ya que influyen criterios como nuestro metabolismo,el nivel de actividad física etc. Ante la duda, lo mejor es consultar a un especialista.

¿Qué ocurre si no respetamos estas recomendaciones?

Se reconoce que el consumo excesivo de carne puede perjudicar nuestra salud, sobre todo si hablamos de carne roja (que son la carne de bovinos, ovinos y porcinos) y de carne procesada como los embutidos. Así, la OMS concluyó que estas carnes pueden favorecer el cáncer de colón si se consumen en cantidades superiores a las recomendadas.

La calidad de la carne

Cuando hablamos de consumo excesivo, también hablamos de producción intensiva e industrial. Lo que significa producir más, minimizar los costes y los precios y perder en calidad. Restos de antibióticos, transmisión de infecciones y una menor calidad nutritiva; estas son las consecuencias que se intuyen tras la carne que proviene de la ganadería industrial, que es la que consumimos mayoritariamente. Además, en la elaboración de platos preparados se usan a menudo piezas inferiores y de baja calidad (tanto al nivel gustativo como nutritivo) como los cartílagos y los tendones.

¿Y qué pasa con las proteínas?

Cuando hablamos de dieta vegetariana o vegana solemos temer una posible carencia en proteínas. Las proteínas son nutrientes esenciales para nuestro organismo y es importante, al dejar de comer (tanta) carne, buscar otras fuentes de proteínas para mantener una dieta equilibrada. Afortunadamente, existen múltiples fuentes de proteínas vegetales como las legumbres y los frutos secos.

Las únicas precauciones que se deben tomar son:

  • variar al máximo la dieta con vegetales, legumbres e hidratos para conseguir proteínas completas;
  • si tenemos una dieta vegana, tomar complementos en vitamina B12, la única que se encuentra exclusivamente en la carne y derivados y que nuestro organismo necesita.

En conclusión, si estamos consumiendo carne en exceso, reducir nuestro consumo podría ser una buena decisión a la hora de cuidar nuestra salud.

El consumo de carne y el medio ambiente

El consumo excesivo no solo puede perjudicar nuestra salud sino también el medio ambiente. Si el consumo tiende a bajar desde hace unos años, se calcula que la producción se ha incrementado casi un 850% desde 1961, y con ella, las ganaderías industriales. Está comprobado que la producción industrial de ganado es responsable de una parte significante de las emisiones de gases a efecto invernadero (GEI) y requiere de ingentes cantidades de recursos naturales esenciales como el agua.

Según un informe de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), la ganadería es responsable del 18% de las emisiones de GEI a nivel mundial, haciendo de este sector uno de los más perjudiciales para el medio ambiente.

La verdad es que al empezar a escribir este artículo y al buscar información que sea fiable, encontramos primero esta cifra de la FAO del 18%. Luego topamos con un artículo del periódico El Diario «Sí, la ganadería afecta al medio ambiente, pero dejar de comer carne no va a salvar el planeta» en cual el periodista explica que el informe de la FAO está equivocado y que pasar a una dieta más vegetal no es viable ni ayudará a «salvar al planeta». Un poco escépticos, seguimos averiguando hasta descubrir que este mismo periodista había sido identificado como negacionista del impacto de la ganadería sobre el cambio climático así como tiene vínculos estrechos con esta industria.

Además de siempre bien comprobar las cifras y las fuentes, es importante considerar que la producción intensiva de carne contamina mucho más que la de proteínas vegetales además de:

  • consumir muchos recursos hídricos
  • favorecer la deforestación
  • ocupar una superficie de cultivo importante que se podría dedicar al cultivo de comida para humanos
  • provocar la desaparición de otras especias animales

Por lo tanto, comer menos carne u optar por una dieta vegetariana/vegana es una manera efectiva de cuidar del medio ambiente y limitar la contaminación.

Comer menos carne - Belkita

El bienestar animal

La carrera entre el consumir y producir siempre más ha llevado a los ganaderos a «optimizar» los procesos de crianza que hoy día no suelen compatibles con el bienestar del animal. Ahora nos encontramos con «granjas» donde centenas de animales están amontados encima unos de otros, mutilados y sin ver nunca la luz del sol. No es la intención de este artículo el repasar los horrores que ocurren en esas granjas y en los mataderos, pero creo que es importante tener consciencia de los que esta pasando. Si estáis interesados en este tema, os puedo recomendar la siguiente documentación :

Si somos sensibles a la lucha para los derechos de los animales o estamos a favor de otorgarles más respeto, comer menos carne y derivados es una postura más que coherente. La consecuencia de un menor consumo sería, lógicamente, un nivel menor de producción y así, esperamos, el fin de la producción intensiva, de la cría en batería y otras aberraciones.

Para profundizar este tema, os dejo el enlace al informe de Greenpeace: «La insostenible huella de la carne en España».

Aviso: con este artículo no queremos juzgar a nadie de ningún modo. Las dos personas que formamos Belkita tenemos dietas distintas y ambos somos defensores del diálogo y del respeto. Yo (Coralie) quise redactar este artículo ya que hace unos meses, decidí reducir mi consumo de carne. Desde entonces he cometido errores, me he agobiado en muchas ocasiones y la verdad es que sigo buscando mi punto de equilibrio. El hecho es que al estar averiguando tantas cosas a propósito del consumo de carne, pensé que era la oportunidad perfecta para compartiros mis descubrimientos (y los de Joaquín, que me ayudó a finalizar el artículo) 🙂


1 comentario en “¿Por qué comer menos carne?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.