Publicado el Deja un comentario

11 gestos fáciles para producir menos residuos

Producir menos residuos

Una vez nos decidimos a empezar a producir menos residuos nos puede frenar la cantidad de información disponible y abrumar los cambios que supuestamente tendríamos que hacer. Optar por un estilo de vida más sostenible requiere algo de organización, reflexión y tiempo, pero sobre todo conlleva pequeños cambios que podemos ir introduciendo poco a poco, siempre comenzando por los más fáciles para no frustrarnos. Para ayudaros en éste camino, aquí tenéis una lista de 11 gestos fáciles de aplicar en nuestro día a día para generar menos residuos y así escoger los que más se adaptan a cada situación.

En Belkita siempre que hablamos de residuos de forma general incluimos residuos físicos, emisión de gases de efecto invernadero, contaminación de las aguas y de los suelos, derroche de agua y energía…

1. Adoptar una botella reutilizable

Si vivís en una ciudad o un pueblo donde se puede beber el agua del grifo, un gesto simple para acabar con la botellas de plástico es adquirir una botella reutilizable. Las hay de varios materiales: acero inoxidable, vidrio, plástico duro o aluminio (no todas valen, ojo) y así se puede eligir la botella que mejor se ajusta a las necesidades de cada uno.

Tarros de vidrio

2. Reutilizar los tarros de vidrio

Si sois de comprar comida o salsas en tarros de cristal, no los tiréis. Son muy útiles y pueden ser reutilizados para muchas cosas. Por ejemplo, los podéis usar para conservar alimentos como la cebolla cuando ya está cortada, congelar salsas y alimentos (teniendo cuidado no llenarlo del todo para que no se rompa)o almacenar granos como las legumbres o cereales.

3. Usar discos lavables para desmaquillarte

Una manera simple de producir menos residuos es usar discos desmaquillantes lavables en vez de desechables. Son igual de suaves, se usan de la misma manera y se lavan en la lavadora con el resto de la colada.
Si no se os da mal coser podéis fabricar vuestros propios discos con toallas o telas que ya no se vayan a usar.

4. Vaciar su bandeja de correo electrónico y darse de baja a las newletters

Internet también contamina. Tantos datos almacenados traen como consecuencia cada vez más servidores físicos que funcionan con electricidad día y noche los 365 días del año. A nuestra escala, un gesto fácil que se puede adoptar es hacer una buena limpieza de correos viejos que ya no tienen utilidad y darse de baja a todas las newsletter y otros correos publicitarios que recibimos pero casi nunca leemos.

Just say No - Rechazar lo prescindible

5. Rechazar lo prescindible

La definición de lo que es “prescindible” es particular a cada uno y depende de nuestra situación personal, pero todos hemos aceptado cosas que acaban a la basura o durmiendo en un cajón como pajitas, folletos publicitarios, muestras u objetos promocionales gratuitos, copia del ticket de la compra, etc. Si rechazamos esos productos, evitaremos más residuos pero también llenar nuestra casa (o bolso) de objetos inútiles.

6. Comprar de segunda mano

Una buena manera de producir menos residuos aunque de forma indirecta es comprar de segunda mano. Son cada vez más la tiendas y aplicaciones para comprar todo tipo de productos de segunda mano y/o reacondicionados en bueno estado. Además, en el proceso también te ahorras algo de dinero.

7. Usar jabón y champú sólidos

El trato es simple: sustituir el gel de ducha/champú en bote por jabones y champús sólidos (y preferiblemente lo más naturales posible). ¡Et voilà! Os ahorráis así el bote de plástico y los componentes químicos dañinos para vuestra salud y el planeta.

8. Reusar bolsas

Todos tenemos en casa bolsas de plástico almacenadas de compras anteriores. Para no acumular más y acabar con el desastre ecológico que suponen esas bolsas, podéis reutilizarlas en vuestras próximas compras bien en el supermercado o tiendas de barrio.

Cepillo de dientes de bambú

9. Optar por cepillos de dientes de bambú

Lo cepillos de dientes hechos de bambú suelen ser compostables y de momento son la alternativa más sostenible a los de plástico, a pesar de que haya que cambiarlos con la misma frecuencia.

10. Usar una taza “normal” en el trabajo

Para acabar con los vasos desechables en el trabajo podéis usar vuestra propia taza. Simplemente hacer falta coger una que tengáis en casa para dejarla en la oficina y así usarla cada vez que querráis tomar un café u otra bebida caliente.

11. Comprar frutas y verduras de temporada y locales

Respetar la temporalidad de las frutas y verduras ayuda a luchar contra el desperdicio de energía necesaria para el cultivo en invernadero o para traer el producto desde la otra punta del planeta. Una excelente página para saber cuales son las frutas y verduras locales de temporada de verdad es soydetemporada.es.

Esperamos que ésta lista os haya resultado útil y con consejos que de verdad sean fáciles de aplicar. ¿Tenéis más ideas de pequeños gestos que se pueden hacer para producir menos residuos? No dudéis en compartirlos con nosotros 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.