Publicado el 1 comentario

¿Qué es el Zero Waste – Residuo Cero?

Zero Waste

Zero Waste. Detrás de estas dos palabras anglófonas, que significan “Residuo Cero” en castellano, se esconde un movimiento que consigue cada vez más adeptos y que cuenta con una creciente exposición en los medios de comunicación. ¿Pero qué es exactamente?

A continuación intentamos responder esta pregunta y explicar nuestra interpretación de lo que hay detrás del término “zero waste”.

Zero Waste

Definición y origen del Zero Waste

El Zero Waste —residuo cero o basura cero en castellano— es un movimiento y proceso cuyo objetivo es la reducción al máximo de los residuos que generamos. Está basado en estos cinco preceptos (el orden es importante):

  • Rechazar lo que no necesitamos de verdad (gadgets, publicidad, objetos promocionales…)
  • Reducir lo que necesitamos (ropa, muebles…)
  • Reutilizar y sustituir lo desechable por cosas más sostenibles y reutilizables (comprar de segunda mano, usar bolsas reutilizables, evitar objetos de usar y tirar…)
  • Reciclar lo que no hemos podido rechazar, reducir ni reutilizar.
  • Compostar los residuos orgánicos.

Es difícil establecer el origen del movimiento Zero Waste, tan antiguo como los mismos desperdicios que nuestro moderno modelo de producción genera, pero es Bea Johnson quien definitivamente perfila y populariza la corriente cuando publica su libro Zero Waste Home en el 2013. En él nos detalla cómo su familia de 4 personas consiguió generar menos de 1 litro de residuos en un año e introduce las cinco reglas que ya hemos mencionado.

El origen del Zero Waste: una constatación aterradora

El movimiento nace y crece frente al problema medioambiental que conlleva la producción desmesurada de residuos, sobre todo en los países conocidos como ‘desarrollados’. A nivel nacional, se estima que cada español genera unos 440 kilos de basura cada año. De la cual el 56% va a vertederos (o en al medioambiente) y un poco menos del 29% se recicla*. A nivel internacional. son 3,5 milliones de toneladas al día

*dentro de esta tasa, calculada en el 2016, se incluye la basura que se vende a países como China.

Este escenario se explica debido a nuestros hábitos orientados al materialismo y a la cultura del usar y tirar, cuya raíz podemos encontrar en el tipo de sociedad a la que hemos evolucionado, basada en el crecimiento económico perpetuo y cuyo único fin es la adquisición de bienes de consumo.

“Nuestros modos de producción y de consumo ya no son viables.”

Zero Waste France

Como consecuencia, hemos llegamos a un punto en le que estamos consumiendo más recursos de lo que el planeta nos puede dar. Así, se calcula que hoy en día necesitaríamos 1,7 Tierras para soportar nuestro ritmo de consumo. En el 2050, serán 2,5.

El Zero Waste, más allá de la reducción de residuos

La primera imagen que nos viene a la cabeza cuando hablamos del Zero Waste es un cubo de basura casi vacío, como el famoso tarro de residuos de Bea Johnson. Otra puede ser la eliminación del plástico, pero en realidad este movimiento va mucho más allá.

Quien aspira al movimiento Residuo Cero tendrá, en algún momento, que abordar otros conceptos tales como la ecología, el minimalismo o el vegetarianismo, entre otros. ¿Por qué? Porque lo que acaba en nuestro cubo de basura no es nada más que la consecuencia inmediata y visible de nuestras elecciones en términos de consumo. En realidad, cada vez que consumimos, que contratamos un servicio o que nos desplazamos, producimos diferentes tipos de residuos. Residuos plásticos, industriales, nucleares, químicos, gaseosos, de construcción, etc.

Por esto creemos que tanto la consecuencia como la finalidad del Zero Waste es reducir nuestra huella ecológica para llegar a tener un estilo de vida más sostenible, sano y respetuoso con el medioambiente. 

Y hay decenas de formas y pequeños gestos que ayudan en este sentido:

  • disminuir el consumo de plástico
  • privilegiar los productos locales
  • comprar de segunda mano
  • reciclar
  • rechazar la sociedad de consumo y la cultura del usar y tirar
  • participar en recogidas de residuos en el campo o la playa
  • reducir el consumo de carne
  • comprar sin envase o a granel
  • sensibilizar su entorno
  • usar cosméticos naturales
  • favorecer los productos ecológicos
  • denunciar prácticas derrochadoras y contaminantes de las empresas
  • usar menos el coche, etc.

Lo ideal sería que consiguiésemos actuar en cada uno de estos ámbitos para conseguir una vida casí 100% Zero Waste. Pero lo cierto es que ya nos parecería un gran paso si la mayoría de nosotros tomase conciencia de la situación y comenzase a contribuir con lo que buenamente pueda.

Y tú ¿te apuntas al reto?

1 comentario en “¿Qué es el Zero Waste – Residuo Cero?

  1. […] para hacernos una idea de lo que estamos dispuestos a hacer y lo que no. Si averiguamos todas las facetas del Residuo Cero y todas las alternativas posibles, podremos analizarlas y escoger las que más se ajustan a nuestra […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.