Publicado el Deja un comentario

¿Tener gatos Zero Waste es posible?

Gato Zero Waste

Tener gatos en casa y querer llevar un estilo de vida Residuo Cero no es siempre compatible. Lo compruebo todos los días con mis dos peludos y cuidado spoiler: no existe solución perfecta de momento para tener gatos zero waste.

La comida

Antes de todo conviene recordar que el gato es un animal carnívoro. Por lo tanto, su dieta tiene que ser mayormente compuesta por carne de origen animal. En el caso contrario, podría padecer serias carencias que pueden afectar su vista o debilitar su sistema inmunitario 🙁 Creo que estamos de acuerdo en que no queremos esto.

También se suele recomendar darles tanto comida seca como húmeda, lo que es un doble reto para los que queremos reducir nuestros residuos. Y desafortunadamente, las alternativas son muy pocas para ambos tipos.

El pienso

Las tiendas que venden pienso a granel son escasas y el pienso que proponen no suele ser de la mejor calidad. Yo sólo lo he encontrado en Alcampo y a pesar de ver que tenía una composición dudosa me atreví a probar… Resultado: mis gatos se negaron a comerlo. Me temo que hasta que encontremos una alternativa viable, lo mejor que se puede hacer es comprar bolsas reciclables y de formato grande.

Yo de momento compro las del Mercadona en bolsas de 10 kg, pero estoy pensando en cambiar porque la composición no me termina de convencer. Ya os contaré 🙂

La comida húmeda

En cuanto a la comida húmeda, lo más Zero Waste es la dieta “Barf” que consiste en hacer comida casera cruda para gatos (ver el enlace para más info). Pero tenemos que ser realistas: supone tiempo y un cierto coste adicional (todo depende del presupuesto que dedicamos a nuestros peludos). Para los que no tienen el tiempo o los recursos económicos para aplicar esta dieta, creo que nuestra opción “menos mala” son las latas de aluminio.

Después de haber probado muchas marcas (mis gatos son bastante difíciles y tienen el estómago frágil), me decante por Feringa. Sigue siendo cara comparada con las más conocidas pero dentro de las que tienen una buena composición y que les guste a mis gatos es una de las más asequibles. Otra bloguera que dedicó un artículo a los gatos Zero Waste (en francés) compra las de la marca Animonda Carny, que también se ve bastante bien.

Gato Zero Waste

La arena

Seguimos con los residuos de nuestros gatetes y pasamos al tema de la arena. Si vivimos en una casa con jardín, ¡bingo! nos salvamos. Para los que como yo viven en un piso, tendremos que barajar diferentes opciones una vez más.

Si queremos reducir los residuos generados por la arena de nuestro(s) gato(s), creo que el primer aspecto que hay que considerar es la composición. Las arenas más baratas suelen llevar muchos químicos dañinos tanto para el medio ambiente como para nuestro animal. Por lo tanto, es mejor optar por arenas naturales y biodegradables, como las de pellets o de lecho vegetal. A primera vista son más caras que las de marca blanca pero os aseguro que además de absorber mucho mejor los olores, rinden bastante más.

Yo deje de usar la de la marca Alcampo y la sustituí por la de Greenwoods, y a pesar de que el kilo es 3 veces más caro, me sigo gastando lo mismo en arena.

En cuanto al envase, de momento no he visto arena a granel pero se puede encontrar en cantidades grandes y/o en sacos de papel o cajas de cartón.

¿Se puede compostar la arena de gato?

Este es un gran debate: poner o no la arena del gato en nuestro compost. No pretendo tener LA respuesta ni presumo de un conocimiento mejor que el de los demás, pero según lo que he estado averiguando, llegué a la conclusión que es mejor evitarlo, y si se hace, que no se use el compost en cultivos de alimentos ni hierbas aromáticas. La explicación viene del hecho que los excrementos de los gatos contienen toxinas y bacterias bastante resistentes que pueden ser peligrosas para los humanos y la fauna acuática. Por lo tanto, también se desaconseja tirar la arena al retrete, por muy biodegradable que sea.

Juguetes y cestas

Terminamos con una nota positiva, y es que con un gato es posible tener juguetes y cestas para dormir que no generen residuos. Hay que decir que nos lo ponen fácil: una bola de papel, un trozo de cuerda o el tapón de una botella de vino les basta para jugar durante horas. No hace falta comprar juguetes nuevos, mirando bien en nuestra casa ya tendríamos todo lo necesario.

Para las cestas, es un poco lo mismo ya que los gatos tienen tendencia a dormir en cualquier sitio. No es necesario comprarles una cesta que a lo mejor ni van a usar. Basta con una mantita en una caja de cartón o de madera. También se puede optar por un buen arból de gatos (les gusta estar en altura) que sea robusto y cambiar las cuerdas de los rascadores cuando haga falta.

Si buscáis adoptar un gato, ¿porqué no hacerlo a través de una asociación que ayuda a los gatos de la calle y abandonados? En Madrid existen varias entre cuales os puedo aconsejar Protección Felina.

Y vuestro gato, es un gato Zero Waste? No dudéis en compartir vuestras ideas y experiencias 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.